Descubrimos la Academia de Poda de INNOVI

Hace unos días tuvimos la oportunidad de compartir jornada y conversación con Roc Gramona, tercera generación y director técnico de Bodegas Gramona y director técnico de la Academia de Poda. También asistieron dos de los profesores actuales de la escuela, Lluís Coll, ingeniero agrónomo y responsable de viticultura de Vallformosa, y Roger Rovira, responsable de viticultura de Recaredo. Los tres nos explicaron, a lo largo de la mañana, su punto de vista sobre la Academia de Poda.

Este es un proyecto ideado hace cinco años y pensado para ayudar a todo el mundo implicado en la viticultura sostenible y los procesos de poda: la Academia de Poda.

La Academia de Poda, impulsada por INNOVI, surge de la necesidad de tener personal con la formación necesaria para la poda puesto que, a pesar de su importancia, no se le presta la debida atención. “Vimos que nadie antes se ha preocupado de formarlos específicamente en un tema tan importante como es la poda”, nos comenta Roc.

Esta formación comporta un cambio muy importante en la manera de entender la viticultura. “El asunto radica en las viñas viejas, viñas que se están perdiendo, no por las dolencias de la madera o las plagas, sino por la aplicación de unos procesos de poda que no resultan sostenibles. Son viñas viejas que hacen mejor uva y, por lo tanto, mejor vino, y se tienen que podar de manera responsable por, precisamente, conseguir un mejor rendimiento y mejor salud para la viña”.

Con el fin de obtener este tipo de vino, la Academia de Poda empezó “desaprendiendo a podar para aprender a hacerlo correctamente desde el inicio y realizar lo que denominamos como la poda de respeto”, continúa Roc. La manera de actuar de los viticultores ha cambiado y, esto, comporta un cambio en la viticultura.

La poda de respeto mejora estructuralmente la fisiología de la planta

El objetivo final de la poda de respeto es mejorar la calidad de la uva producida.

Esto tiene relación directa con una poda más sostenible, puesto que se trata de un proceso que tiene por prioridad la buena salud de la planta. “Nos preocupamos de que la viña tenga las mejores condiciones posibles y, de este modo, conseguir que la planta supere los 50 años de vida evitando dolencias que puedan afectar negativamente a su salud”.

La Academia de Poda trabaja sobre un modelo de viticultura innovador. Poco a poco, se va cambiando y mejorando el proceso que se llevaba a cabo hace unos años y volviendo a técnicas que ya se hacían hace 100 años.

Alrededor del 1910, se empezaron a hacer estudios para analizar cómo se podaba y se trataba la viña. Los resultados nos hacen ir hacia delante con el proyecto de la Academia de Poda. Roc nos explica: “Queremos ofrecer a los trabajadores una formación para aprender a cuidar las viñas y hacer una buena poda para mejorar todos los procesos”.

La relación entre productividad y poda de respeto

Una pregunta que se plantea muy a menudo es si existe relación entre la productividad y la poda de respeto.

Lo más importante en este proyecto es que, “además de garantizar la productividad, también se consigue una mejora de la calidad de la uva y se alarga la vida de la cepa. Si no podamos correctamente, obtendremos productos de menor calidad e, incluso, podemos llegar a acabar con la vida de la planta”.

“Este sistema de poda sirve para que el viticultor consiga mejor calidad y evitar la sobreproducción”, comenta Roc.

Para asegurar la calidad de la vida de la cepa, se tiene que podar de manera más cuidadosa, más reflexiva. Lo que se enseña en la Academia de Poda, entre otros cosas, es priorizar la calidad a la cantidad.

La poda de respeto se basa en tres pilares, tal y como nos indica Roger Rovira:

  • Dejar madera de respeto al momento de retirar los sarmientos del año,
  • Realizar los cortes de corona,
  • Considerar el flujo de savia a la hora de escoger el sarmiento a dejar.

Otro aspecto que es importante tener presente y que, tal y como nos explica Roc, se le da poca importancia, es el potencial que aporta cada parcela a las viñas. “No se puede producir una uva de calidad a cualquier terreno”. Cada paso que se da en viticultura es vital.

“El factor poda es totalmente influyente y teníamos que cambiarlo”

El principal momento en el cual se decidió fundar la Academia de Poda fue cuando unos técnicos de campo pidieron a la Bodega Gramona hacer unos vinos reserva en viñas viejas. En aquel momento el personal observó que éstas estaban totalmente destrozadas.

Al principio se creía que existía un hongo que estaba acabando con la vida de la planta. Pero la causa era que se estaba llevando a cabo mal el proceso de la poda. “Este factor es totalmente influyente y teníamos que cambiarlo”.

Pioneros en España en un método de poda más sostenible

Solo en zonas de éxito en producción de vinos se respeta toda la escala de valor, es decir, todos los procesos desde que nace la viña hasta que muere.

“Es importante que tanto el viticultor como el enólogo conozcan todos los procesos del producto”. Roc cree que es vital que todos los perfiles que constituyen una bodega conozcan qué se está haciendo con la viña y el producto final en cada momento.

Pero, ¿a quién van dirigidos los cursos que se llevan a cabo en la Academia de Poda? Roger Rovira nos explica que existen dos niveles:

“El Grado 1, está destinado principalmente a personas que no han podado nunca. También para podadores que quieren conocer el concepto de poda de respeto desde los inicios y los cimientos de los técnicos que la sostienen. El Grado 2 va dirigido a personas responsables de finca o que ya tienen experiencia al llevar a cabo la poda.

Si quieres conocer en primera persona el proceso de la poda de respeto, ¡no dudes en apuntarte a nuestra Academia de Poda! Y si quieres más información sobre el curso, contáctanos.

Compartir esta noticia

About the Author : David Arrieta


0 Comment

Enviar un comentario

Tu e-mail no se publicará.

.

X