INNOVI: estrategia del área de trabajo de SOSTENIBILIDAD

La Comisión de Proyectos de INNOVI ha establecido cinco áreas de trabajo: viticultura, sostenibilidad, enología, proceso de producción y consumidor. El objetivo de las áreas de trabajo es dar respuesta a las inquietudes del sector en cada uno de estos ámbitos, ya sea a través de conocimientos como el desarrollo de proyectos. A raíz de esto, INNOVI, ha elaborado una encuesta de los posibles retos a diferentes agentes del sector vitivinícola con el fin de captar las necesidades reales.

INNOVI ha realizado encuestas al sector vitivinícola entre socios y colaboradores para captar las necesidades reales del sector.

En cuanto al área de sostenibilidad los encuestados mostraron más inquietudes en: la producción biodinámica- ecológica, gestión del suelo y la reducción de la huella de CO2.

La producción biodinámica y la producción ecológica son alternativas agronómicas y económicas que cada bodega puede valorar y adaptar a su producción en determinadas franjas de mercado. Por un lado, la producción biodinámica se basa en un concepto holístico desarrollado por R. Steiner en 1924, que no tiene en cuenta el proceso científico y los datos objetivos que se derivan del mismo. Por otro lado, la producción ecológica está regulada a nivel estatal y europeo, promoviendo la posibilidad de llegar a una producción libre de residuos.

Actualmente, todos los tipos de producciones, incluyendo la convencional y la integrada, ofrecen resultados dispares en cantidad, imputables a condiciones edafoclimáticas conjuntamente con las agronómicas, pero con un nivel elevado de calidad.

La gestión del suelo y el paisaje de viña de acuerdo a la sostenibilidad económica, ambiental y paisajística (población, cultura, patrimonio…) hay que hacerla desde el conocimiento y la aplicación de estratégicas de adaptación del conreo a sus condiciones propias del cambio climático, del cambio global, conjuntamente con políticas de mitigación.

Los cultivos leñosos, como la vid, tienen un amplio rango de adaptación ambiental y, a la vez, actúan como sumidero de carbono. Así, siguiendo la literatura científica, por debajo de los 450 mm de lluvia no hay bosque y, por eso, los países Mediterráneos y los semiáridos no constan en las políticas de mitigación del cambio climático, en las políticas REDD.

Los cultivos de viña están en un orden de magnitud similar a cuando en el almacenamiento de carbono que los pinares, a la vez, que generan productos de calidad (uva, vino, coproductos), que fijan población y producen una gran cantidad de bienes ecosistémicos, ya que evitan el fuego, la erosión y controlan los flujos del agua i nutrientes.

cat

Fuente.- IRTA (Funes, Aranda, Biel, De Herralde, Grau & Savé 2015)

 

España se ve en la necesidad de hacer frente al reto de la producción agrícola con las limitaciones propias de la Mediterránea, como son la calidad del suelo edálfico, la escasez e irregularidad en la disponibilidad de agua, la potencial pérdida de biodiversidad y de energía fósil junto con la imposibilidad legal de utilizar regular y ampliamente las energías renovables. Por este motivo, la agricultura tiene que ser tenida en cuenta por los aspectos agroalimentarios y por todas sus otras funciones, tal y como se definió en la COP21 y es ratificó en la COP22.

Así, además de las estructuras fijas de la vegetación (troncos, ramas y raíces) el sol juega y jugará un papel clave en las estrategias de mitigación como la 4 x 1000, fijando importantes cantidades de CO2 ambiental y por lo tanto, contribuyendo a las políticas energéticas a nivel de país.

La reducción de la huella de CO2 relativa a las bodegas, la logística y la distribución desde las bodegas hacia el consumidor final se sustenta en la norma UNE-EN ISO 14006:2011 Sistemas de gestión ambiental. Esta norma marca unas directrices por la incorporación del ecodiseño y del sello de empresa sostenible. Otra vez, para poder usar regularmente y ampliamente las energías renovables será clave para reducir las huellas de carbono.

Un ejemplo del Plan de Mitigación contra el Cambio Climático en Catalunya es la reducción de 0,8 millones de toneladas de CO2 en los edificios a través de la rehabilitación térmica y acústica con materias sostenibles como el corcho.

suro

Un punto importante tanto en el campo como en la bodega, es la valoración de la huella hídrica y de todo el proceso, sobre todo cuando desde que se aprovechó el Decreto Marco del Agua (UE 2000), la cual valora tanto el agua captada de lluvia y/o embalses, ríos, freáticos, como la calidad en que ésta se devuelve al sistema después de ser utilizada. Es un toque de atención muy importante ante la eficiencia en su uso directo e indirecto en cuanto a los aditivos que se disuelven en ella (fertilizantes, pesticidas, tensioactivos, metales pesados, disolventes, etc.)

Además, desde INNOVI, se organiza a menudo jornadas sobre este tema juntamente con otros clústers, como por ejemplo, el Clúster de Eficiencia Energética Catalán (CEEC)

Compartir esta noticia

About the Author : Mònica Monera


0 Comment

Enviar un comentario

Tu e-mail no se publicará.

.

X